Visto: 381

Estados Unidos acusa a dos espías y hackers chinos de robar información confidencial

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

De acuerdo con el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, China habría estado robando información de propiedad intelectual durante los últimos 12 años.

El 2018 cerró con una relación ríspida entre EE. UU. y China, después de que el Departamento de Justicia de los Estados Unidos (DoJ) realizara una acusación pública contra dos espías, y supuestos hackers, provenientes del país oriental; quienes habrían realizado una serie de ataques dirigidos a por lo menos 45 empresas y agencias norteamericanas, donde destacan IBM y HP, así como el Centro Espacial Goddard y el Laboratorio de Propulsión a Reacción de la NASA.

De acuerdo con el gobierno de EE. UU., los atacantes responsables son Zhu Hua y Zhang Shilong, dos miembros del grupo de hackers denominado como APT10, el cual presuntamente estaría respaldado por el gobierno chino. La acusación del DoJ es por los cargos de ataque cibernético, conspiración para cometer fraude electrónico, y robo de identidad agravado. Según el departamento de justicia, ambos atacantes, con nacionalidad china, habrían robado cientos de datos confidenciales relacionados con aviación, satélites, tecnología espacial, exploración de recursos naturales y manufactura, entre otros más. Esto en acciones que han sido supuestamente orquestadas por el gobierno chino durante los últimos 12 años.

El modus operandi de los acusados habría sido a través de campañas dirigidas de phishing con archivos de Word y keyloggers, los cuales tenían el objetivo de obtener el nombre de usuario y contraseña de las víctimas. Gracias a ello, Hua y Shilong habrían obtenido datos personales de más de 100,000 integrantes de la Marina de los Estados Unidos.

Tras los hechos presentados por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, el presidente de la nación, Donald Trump, dio por terminado el acuerdo bilateral entre ambos países, firmado en 2015, donde ambos habían acordado no realizar ciberataques ni tácticas de espionaje. Como respuesta, el gobierno chino acusó a Estados Unidos de “inventar hechos”, además de que el ministerio chino de Relaciones Exteriores, Wang Yi, interpuso una queja oficial, donde le pide al gobierno estadounidense que "deje de desprestigiar a China en cuestiones de ciberseguridad".

Hasta el momento, EE. UU. ha pedido el apoyo de sus aliados y de la comunidad internacional para darle mayor fuerza a su discurso, sin embargo, el gobierno chino ha invitado a la administración del presidente Donald Trump a retirar la acusación, con la finalidad de “evitar graves daños a las relaciones entre los dos países", por lo que tendremos que esperar a lo que ocurra en los primeros meses de este 2019 para conocer la verdadera trascendencia de este hecho.