Visto: 1223

Detrás de los pagos electrónicos y tokens

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

En la era digital son cada vez más comunes las transacciones electrónicas, los pagos por internet y el e-commerce, o comercio electrónico.

¿Conoces las diferencias entre los pagos físicos con tarjeta y los virtuales? A continuación, las explicamos.

 

Pago en tienda con tarjeta física

Una vez que el cliente ha encontrado un producto de su interés y ha pagado con tarjeta, se inicia la transacción. En este proceso están involucrados e interrelacionados el banco del comerciante, el banco que emite la tarjeta, el comerciante y el cliente. En cuestión de segundos se crean criptogramas que protegen los datos del usuario y se llevan a cabo controles de seguridad y evaluaciones de gestión de riesgos. La posterior aprobación de la transacción garantiza que el comerciante recibirá el pago. Por último se produce el clearing, serie de procesos desde el momento en que se inicia una transacción hasta que se liquida. El pago se reflejará en el próximo resumen bancario.

 

Pago en línea con tarjeta

Después de que el comprador ha elegido un producto desde un sitio de internet o una aplicación, tiene que presionar el botón de compra. Una vez que lo ha hecho, la información del pago del titular de la tarjeta se convierte en un token digital único. Esta información es reconvertida por el banco para procesar correctamente el pago. A esto se le denomina “tokenización”. Los tokens cruzan internet y otras redes, y son indispensables para que los datos no queden expuestos. Así, la información de la tarjeta se conserva en una bóveda de seguridad. Sin la conversión de los datos de la tarjeta de crédito, hay probabilidades de riesgo y filtración. Finalmente, igual que en el pago físico, se produce el clearing, o final de la transacción.

Parte de esta información fue extraída de una infografía de Gemalto.